Seleccionar página

From the Brand towards the Business

Brand creation | Brand strategy | Brand development

Algunas historias que nos inspiran

Háblame en un tono adecuado

Haz que tu marca hable en el tono que espera tu cliente.
George S. Patton es, sin duda, uno de los generales más brillantes y carismáticos de la Historia moderna. Su discurso antes del Día D (1944) no fue un ejemplo de diplomacia y moderación; sin embargo, se convirtió en el discurso más exitoso de la II Guerra Mundial. Comenzó así: “Ningún bastardo ha ganado nunca una guerra muriendo por su país. Las guerras se ganan haciendo que el maldito bastardo que tienes enfrente muera por su país.” Ese lenguaje, ese tono, es lo que necesita oír un soldado que está a punto de entrar en una batalla dura y sangrienta. Quiere escuchar a alguien que sabe por lo que está pasando. El ejército de Patton avanzó tanto por Europa y de manera tan exitosa que sólo pudo ser frenado por sus superiores y la política. Él es recordado como el general más querido por sus soldados.

Come on let´s fly

Sólo sabían que querían hacerlo.
Samuel Pierpont Langley, a quien nadie recuerda hoy, quería ser el primero en realizar un vuelo tripulado, para alcanzar fama y fortuna. Tenía todo lo que consideramos imprescindible para alcanzar el éxito en aquella empresa: el capital necesario, el mejor equipo que el dinero puede reunir, un mercado maduro y el New York Times siguiendo sus trabajos paso a paso…  Pero no lo consiguió. A unos cientos de kilómetros trabajaban por el mismo logro los hermanos Wright. Financiaban su sueño con las ganancias de su tienda de bicicletas, no tenían formación técnica ni universitaria y el New York Times no los siguió a ninguna parte. Pero a ellos los guiaba una causa, un propósito, una creencia: querían volar y querían  cambiar el mundo. Y el 17 de diciembre de 1903 remontaron el vuelo.

Higher

¿Alguna vez te has preguntado por qué los rascacielos aparecieron tan tarde?
Los edificios altos empezaron a construirse hace muchos años. Mira si no las magnificas catedrales que alcanzan mayor altura que muchos rascacielos que pueblan nuestras ciudades. Algunos dicen que es por la ligereza de los materiales, otros por el avance de las técnicas de construcción y otros por el auge de la arquitectura urbana. Todos ellos están equivocados. El hecho de no construir en altura se debía a que no se podía acceder a los pisos superiores más que por interminables tramos de escaleras. Los rascacielos sólo tuvieron sentido cuando se inventó un ascensor seguro (Elisha Otis lo inventó en 1853). En los proyectos hay que pensar de manera holística si queremos vender rascacielos. O cualquier producto.

La oscuridad trae la luz

Mientras algunos se lamentan de su entorno, otros se adaptan y lo aprovechan.
En 1816 se produjo la mayor explosión de un volcán en la era moderna. Se trataba del Tambora, en Indonesia. Emitió tal cantidad de gases a la atmósfera que produjo el efecto que se conoce como “El año sin verano”en gran parte del hemisferio norte. Cosechas arrasadas, hambrunas, lagos y ríos congelados en el mes de agosto, semanas enteras de oscuridad… Mary Shelley, Lord Byron y John Polidori habían alquilado un palacio cerca del lago Lehman, en Ginebra para pasar el verano. La oscuridad y las tormentas les cercaron y emplearon su tiempo en  escribir varias obras maestras inspiradas en lo que estaban viviendo. Shelley creó durante esos días la gran obra maestra del terror, Frankenstein. Polidori escribió allí el germen de un nuevo género, El Vampiro. Y Byron compuso alguno de sus mejores poemas como El prisionero de Chillón, El sueño o Estancias a Augusta.

Servicios

Somos una consultora de branding estratégico

WE THINK
Brand strategy

WE CREATE
Brand creation

WE DEPLOY
Brand development

Contacto

Hire us or simply say hello

MADRID

MEXICO CITY

LONDON